Sácale viruta al piso

Ensayo de una escena cualquiera.
Algo no le cuadra al dire, nos pide que lo repitamos, da instrucciones… Sigue sin convencerlo.

¡Es cuestión de ritmo!…¿Tú bailas? – Sentenció.

¿Ritmo?, ¿baile?…¿qué tendrá que ver con el teatro? – Pensé.

Mírate estás clavado en el suelo. Tus manos dicen una cosa y tus piernas dicen otra…

Semanas más tarde y tras una fructuosa explicación comprendí. El cuerpo debe estar en armonía.

Si, por ejemplo, estás con los brazos en jarras, no es lo mismo, tener las piernas estiradas y juntas que flexionadas y separadas. Si dices algo mientras te desplazas y quieres mostrar seguridad, la velocidad y el modo de dar los pasos serán distinto que si quieres mostrar duda.

¿Baile? Cuando bailas, en general, el ritmo nace en los pies. En una clase de iniciación de baile, una de las primeras cosas que se enseñan es a “andarlo” y seguir el ritmo de la música con los pies…y las piernas! El resto del cuerpo se moverá acompañando esos pasos. Así, el cuerpo entero se moverá en armonía.

Ignorante de mi no tener en mente que la danza es una disciplina necesaria en teatro.
Otra cosilla más pal’bolsillo en este viaje del aprendizaje del teatro.

Firmado: RPH


Amigos “bailongos” en Granada:
Manuel Rosales (Tango)
Asociación Baila Swing Fin (Lindy Hop)
Anuncios

1,2,3,4,5 ¡foto!

Tic, tac, tic, tac…

Ya queda poco para la grabación del video, ¡¿Y las fotos?! Pues no habíamos caído en que teníamos que hacernos fotos, así que decidimos hacer unas cuantas de prueba para el día de la grabación.

1,2,3,4,5 ¡foto! Y así sucesivamente sin tiempo para pensar una nueva pose. De ahí que salieran fotos que estarían mejor en un cofre debajo del mar y otras que captan las sonrisas más sinceras que podamos imaginar.

Fotos de un ensayo
Fotos de un ensayo

Pueden pasar muchas horas de ensayo y que el cansancio haga de las suyas, pero la risa no nos la quita nadie. Es la magia del teatro.


Firmado: AJL

¡Antonia! Antonia ¿Antonia?

¡Antonia! ¡Antonia!…
¿Cuántas veces habrá dicho ese nombre Pio? ¿Cuántas veces lo habrá gritado? No me sorprendería saber que tantas como lo haré yo antes de cada representación.

Hoy tocaba otra cosa. Quizás es una pequeña obsesión del dire pero que tiene muy buen resultado: La intención. ¿Con qué intención decimos lo qué decimos? ¿Para qué? El movimiento del cuerpo es fundamental, pero ¿La voz acompaña?

La idea es que cada frase tiene una intención. Es importante saber qué quiere decir nuestro personaje con cada frase. Supongo que de esa manera sabremos quién es nuestro personaje realmente y quedará más claro para el público.

Alguien sacó un listo móvil para grabar nuestras voces mientras leíamos el texto.

Primera intervención. Primera dificultad: La presentanción del personaje. En este caso, Pío.
Hay quien dice que un personaje, cuando aparece por primera vez, no debe entrar, saludar y decir su nombre sino que debe entrar con una vida ya hecha. Lo primero que diga y haga debe definir parte de cómo es. Y Pío no se queda atrás. Entra con fuerza e intención, ¿pero cuál?

Tocaba pensar. ¿El primer “¡Antonia!” es igual que el segundo? Y sino es igual, PARA QUÉ son distintos.

Foto de  J. Antonio Cárdenas
Foto de J. Antonio Cárdenas

Repetimos, probamos nuevas cosas y repetimos…

Tantas veces repetimos esa intervención que llegó un momento en que no sabía lo que estaba diciendo. Me rayé tanto que se perdió el objetivo del ejercicio: la intención…

…Así que, ¡descanso y a por otra escena!


Firmado: RPH